Pisos para guarderías


En ocasiones si somos lo suficientemente mañosos podemos fabricar nosotros mismos nuestros tapetes artesanos. Podemos utilizar una gran cantidad de materiales con los que fabricarlos. Por ejemplo se pueden utilizar trozos de moqueta, cortarlos con forma rectangular y utilizarlos tal cual, con lo que en seguida conseguiremos un felpudo hecho por nosotros.
Si sabemos tejer, también podremos hacer nuestro propio felpudo con lana y obtendremos un precioso felpudo artesano, aunque es muy posible que después de hacerlo en lugar de limpiarnos los pies con él nos entren ganas de utilizarlo de manera más creativa, como colgarlo en la pared o ponerlo cubriendo el brazo de nuestro sofá.
Podemos usar bolsas de plástico. Sí, cortaremos las bolsas de manera que consigamos una madeja de plástico y con ayuda de unas agujas podremos tejer un felpudo que además de económico nos servirá para reciclar esa cantidad de bolsas de los supermercados que a veces tiramos porque no sabemos qué hacer con ellas.

Los pisos para guarderías suelen ser siempre los encargados de darnos la primera impresión de un a guardería, por eso, aunque parezca que no, son una pieza fundamental en la decoración de una vivienda. Nada más entrar, cuando algún invitado vaya a tu casa, la primera impresión que se llevará será de tu puerta, y más en concreto de tu felpudo, por eso es muy importante cuidar y mimar cada detalle para que se lleven un buen sabor de boca.

Hoy en día hay empresas que te permiten la creación, partiendo desde 0, de un nuevo piso de guardería infantil, ellos te ofrecen que puedas elegir las dimensiones, el material con el que fabricarlo, y el diseño y modelo, tú luego te encargas de pasarles el boceto con la imagen o frase que quieras. Después de un rato, tendrás tu nuevo felpudo listo para usarse.
Y tendremos la seguridad de que nadie tendrá un piso de guardería igual que el nuestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *